jueves, 21 de septiembre de 2006

Las Edades de la Luz


Siguiendo la buena racha de libros leídos ultimamente hace un par de semanas le toco el turno a "las Edades de la Luz" de Ian R. MacLeod, segunda novela publicada de este autor inglés en España después de "Musgo de Vida" novela corta muy recomendable editada por Robel en uno de sus duos (actualmente saldada).

Bueno, al enfrentarnos con esta novela editada por la Factoría de Ideas llama la atención la portada muy buena según mi opinión y al abrir el libro el diminuto tipo de letra, es de imaginar que esto se ha hecho para que la novela no se fuera a las quinientas páginas, pero la verdad es que se necesita un esfuerzo para leer un tipo de letra tan pequeño, La sipnosis es la siguiente:
Robert Borrows nació en West Yorkshire, el agosto del año sesenta y seis del tercer gran ciclo de la Era de la Industria. Pero no se trata de un pueblo más. En sus minas se obtiene un extraño material: el éter, sustancia de que se compone la magia feérica. Mientras los maestros de gremiales controlan la riqueza que producen las minas, los trabajadores tienen que ganarse duramente el pan y vivir en una terrible pobreza. Para Borrows surge una chispa de esperanza cuando conoce en la metropoli a un ladrón que le iniciará en una lucha política por cambiar el orden de un mundo lleno de fantasía y de miseria.
Cuando menos atractivo, nos presenta un escenario de fantasía en el que llama la atención la mágia del eter y al personaje que parece que va ha luchar por cambiar las cosas. Bueno, esto es así, pero es como definir al Señor de los Anillos como una trilogía en la que un tio bajito destruye un anillo acompañado de unos colegas. Entiendo la necesidad de no espantar al posib le comprador, pero aquel que compre el libro esperando encontrar una historia de un ladron que cambia el mundo se va a llevar una decepción (bueno, a lo mejor una alegría). Estamos ante un libro denso, complejo, donde el autor a mezclado elementos de la revolución industrial, con la revolución rusa de 1917 y con la mágia. Nos muestra una sociedad cambiada radicalmente por la magia del eter desde el punto de vista de los débiles de la sociedad, de los sin trabajo, de los desesperados, en resumen de los más pobres. Eso sí luchando por salir adelante. Dentro de un universo rico en muchísimos detalles, todo esto con una prosa tranquila, sosegada, descriptiva al máximo.

Todo esto en manos de un autor menos hábil seguramente habría quedado en algo confuso, pero MacLeod resulta ser un virtuoso de las palabras, poco a poco nos describe como viven los obreros de las fábricas de eter, como este eter esta involucrado en la sociedad a cualquier nivel, como los "infectados" por el eter son proscitos de la sociedad o encerrados en instituciones por culpa de las mutaciones sufridas. También nos describe la desesperanza y la huída hacia la capital en busca de algo mejor. Todo esto solo en la primera parte de la novela. Después asistimos como espectadores a un cambio social desde las trincheras de la desesperación de los hambrientos, asistimos también a un vistazo rápido desde la élite dirigente que utiliza el eter para caprichos como modificar animales y crear dragones o unicornios. También somo s espectadores del dominio de los poderosos sobre la información y nos enseña que siempre hay alguien dispuesto a luchar por el cambio de régimen. Así como la posterior desilusión que llega despues de cualquier revolución todo esto aprendiendo poco a poco como el protagonista de la novela.

En suma es una novela maravillosa que nos recuerda que no solo de grandes batallas épicas vive el fantástico, que hay historias que gracias a su densidad nos calan poco a poco y que son más bellas según se reflexiona sobre ellas según pasa el tiempo. Historias de personajes donde estos evolucionan y cambian debido a lo que sucede en la narración, historias que demuestran que la ciencia ficción y la fantasía tienen mucho futuro y grandes obras que darnos todavía.

En resumen una novela para deleitarse con ella, para leer con detenimiento y disfrutar despacio con ella. Abstenerse adictos a la adrenalina.

3 comentarios:

Farseer dijo...

:-) Otra que tengo en mi lista de libros a leer. ¡Que lástima no tener mucho más tiempo para la lectura!

Daniel Gonzalo dijo...

Pues esta también te va a encantar ;)

Farseer dijo...

Acabo de leerme Nunca me Abandones y me he quedado planchado. Qué maravilla de novela, qué humana y qué devastadoramente triste. Tengo que reposar unos días porque si no el listón va a estar demasiado alto.